Foro

Autor: Alisa
Enviado: ene 06 2014 - 01:23
Asunto: pXXZrgLTabSd
abSon incapaces de coenratr matrimonio quienes tienen un grave defecto de madurez de juicio sobre los deberes y derechos del matrimonio que van a coenratr; y quienes no puedan asumir las obligaciones esenciales del matrimonio por causas de naturaleza psedquicabb , como seredan las obligaciones del acto conyugal, la convivencia amorosa y la educacif3n de los hijos.abPuede haber matrimonios que no son ve1lidos por diversos motivos, como son: porque los esposos tiene un impedimento al que la Iglesia, o la ley natural, o la Revelacif3n, hacen nulo el matrimonio. O porque la forma establecida por la Iglesia no se ha observado en la celebracif3n del mismo. O porque uno de los cf3nyuges no ha prestado el consentimiento matrimonial con las debidas condiciones, por ejemplo, porque se ha casado bajo el impulso de un miedo gravebb .Hay casos excepcionales en los cuales la Iglesia sef1ala la ausencia del vednculo matrimonial por algunos de estos impedimentos. Entonces declara el matrimonio nulo. No es que anule un matrimonio ve1lido, sino que demuestra que ese matrimonio nunca existif3. El eco que hacen las revistas del corazf3n de las anulaciones concedidas a ciertas personas ce9lebres, puede parecer que esto se consigue a base de dinero. Es verdad que conseguir la declaracif3n de nulidad cuesta dinero, porque hay personas cuya profesif3n es estudiar estos casos. Pero esto no cuesta millones, como algunos creen. Segfan el Vicario Judicial del Obispado de Ce1diz, Guillermo Domednguez, en 1996 cuesta unas 80.000 pesetas.Sin embargo, si no hay dinero, pero hay razones, se puede conseguir gratis. En 1977 se otorgaron en Espaf1a 534 sentencias de nulidad . De estas anulaciones, el 30% se concedieron gratuitamente, segfan dijo el Vicario de Madrid, Padre Martedn Patino, el 23 de octubre de 1980, por Radio Nacional en el espacio Estudio 15-17 . Pero los medios de comunicacif3n no se hacen eco de estas anulaciones gratuitas, sino sf3lo de las concedidas a personajes famosos a quienes les ha costado algfan dinero.El 18 de noviembre de 1998 le oed una conferencia, en el Hotel Atle1ntico de Ce1diz, al Profesor Jose9 Mareda Dedaz Moreno,S.I., Catedre1tico de Derecho Canf3nico en la Universidad Comillas de Madrid, sobre fracasos matrimoniales. En ella aludif3 a la declaracif3n de nulidad del matrimonio de Camilo Jose9 Cela, Premio Nobel, a la que se dedicaron multitud de comentarios en los medios de comunicacif3n, cuya causa e9l habeda conocido y consideraba correcta; pero ese mismo af1o se concedif3 tambie9n la nulidad gratuitamente a una limpiadora de una clednica madrilef1a, por los mismos motivos, y sin embargo de este segundo caso nada se dijo en la medios de comunicacif3n.Por otra parte abel 80% de las sentencias de la Rota Romana han sido gratuitasbb .b) Divorcio: El divorcio es un mal. Si fuera bueno Dios no lo prohibireda. Dios ha hecho el matrimonio indisoluble. Pero el matrimonio hay que coenratrlo con responsabilidad. Muchos matrimonios fracasan porque se han hecho a la ligera, por vanidad, por capricho, por despecho, para hacer rabiar a una tercera persona, o sencillamente, por lujuria o egoedsmo. Muchos matrimonios fracasan porque nunca debieron realizarse.El divorcio no es solucif3n para un catf3lico. Cristo dice: abel que deja a su mujer y se casa con otra, comete adulteriobb , aby el que se case con la divorciada comete adulteriobb . El adulterio se castigaba con la pena de muerte entre los hebreos, es decir, era algo muy grave.La prohibicif3n evange9lica del divorcio es tan clara que el Papa Clemente VII no se lo concedif3 a Enrique VIII de Inglaterra, que quereda divorciarse de su esposa Catalina de Aragf3n para casarse con Ana Bolena; aunque esta prohibicif3n llevf3 consigo que la Iglesia Catf3lica perdiera el reino de Inglaterra, pues Enrique VIII, por esta prohibicif3n, se separf3 de la Iglesia Catf3lica y se autoproclamf3 Fundador y Cabeza de la Iglesia Anglicana en 1534.San Mateo pone una excepcif3n : aben caso de concubinatobb. Porque si no estaban casados, la separacif3n no sf3lo es ledcita: es conveniente. A no ser que decidan casarse.abLos autores apuntan a interpretar correctamente la expresif3n porneeda, que utiliza San Mateo. bbc9sta no sereda simple fornicacif3n ni adulterio, sino propiamente el estado de concubinato. bbEl te9rmino rabednico empleado por Cristo habreda sido zenut, que designa la unif3n ilegedtima de concubinato. ( ) bbEn tal caso, es evidente que no sf3lo es ledcito la separacif3n, sino obligatoria, puesto que no hay matrimonio sino unif3n ilegal. bbEsta explicacif3n se refuerza tomando en cuenta que San Pablo, en su carta a los Corintios , califica la unif3n estable incestuosa del que se habeda casado con su madrastra como porneeda. A esto mismo hareda referencia el Concilio de Jerusale9n al exigir que los fieles se abstengan de porneeda, o sea de las uniones ilegales aunque estables. c9sta faltima es, tal vez, la me1s plausible de las interpretaciones, y la sostuvieron autores como Cornely, Prat, Borsirven, Danieli, McKenzie; tambie9n algunas versiones de la Bibliabb .La Iglesia catf3lica sf3lo permite la separacif3n de los esposos si la vida en comfan resulta insostenible , pero no volver a casarse mientras viva el otro cf3nyuge; porque el vednculo matrimonial permanece hasta la muerte de uno de los dos. Por lo tanto hay que escoger entre seguir viviendo juntos, o la soledad hasta la muerte. La separacif3n es el comienzo de un camino que conduce a problemas mayores. Antes de separarse, los cf3nyuges deberedan acudir a un especialista por si sus problemas tienen solucif3n. El vivir los esposos separados, aunque no se unan a otra persona (lo cual sereda un pecado de adulterio) puede ser un pecado contra la caridad para con el cf3nyuge y los hijos. Algunos acusan a la Iglesia de que no admite el divorcio y, sin embargo, anula por dinero muchos matrimonios. Esto se puede responder largamente. Para hacerlo con brevedad me limitare9 a dos cosas: El divorcio rompe el vednculo matrimonial y la declaracif3n de nulidad demuestra que no hubo tal vednculo, lo cual es totalmente distinto. Por otra parte, es cierto que la declaracif3n de nulidad cuesta dinero, pues hay personas dedicadas a ese trabajo, que viven de ello. Pero no basta el dinero para lograr de la Iglesia una declaracif3n de nulidad matrimonial, si no hay razones para ello. El Padre Kelleher, que ha dedicado casi toda su vida a los tribunales eclesie1sticos matrimoniales, en su libro abDivorcio y matrimoniobb, dice: abNo he conocido ni un solo caso en el cual el dinero hay sido un factor influyente en la obtencif3n de una declaracif3n de nulidadbb. La declaracif3n de nulidad siempre se debe a la existencia de algfan impedimento: coaccif3n, engaf1o substancial, etc. Ahora bien, si para lograr esta nulidad hay personas que juran en falso, sf3lo de ellas es la culpa. Los jueces juzgan segfan la declaracif3n de los testigos. Y si alguno jura en falso, lograre1 arreglar los papeles, pero es infatil, porque delante de Dios todo sigue como antes.El divorcio civil, que pretende romper el vednculo sacramental, es totalmente inve1lido ante Dios . .El poder civil no tiene autoridad ninguna sobre el matrimonio canf3nico .abPero si el divorcio civil representa la fanica manera posible de asegurar ciertos derechos legedtimos, el cuidado de los hijos o la defensa del patrimonio, puede ser tolerado sin constituir una falta moralbb . Los divorciados vueltos a casar no pueden acercarse a la Sagrada Comunif3n , porque ellos mismos se autoexcluyen de la Iglesia, pues viven en situacif3n de adulterio pfablico y permanente . abEs muy triste la situacif3n de los divorciados vueltos a casar. Su situacif3n moral irregular les impide recibir la Sagrada Comunif3n. bbCon todo, hay casos en los que no parece prudente romper este segundo matrimonio. bbEn este caso podredan acercarse a comulgar, despue9s de haberse confesado y prometido interrumpir su vida sexual; comulgando en una iglesia donde no sean conocidos, para evitar el esce1ndalobb .abSf3lo podredan acercarse a comulgar si, evitado el esce1ndalo y recibida la absolucif3n sacramental, se comprometen a vivir en plena continenciabb, ha dicho la Sagrada Congregacif3n para la Doctrina de la Fe .En el discurso de Juan Pablo II en la clausura del Sednodo celebrado en Roma en octubre de 1980, dijo que habeda que mantener la pre1ctica de la Iglesia de no admitir a la comunif3n eucaredstica a los divorciados vueltos a casar. A no ser que cuando no puedan separarse, prometan vivir en total continencia, siempre que no sea motivo de esce1ndalo. En todo caso, af1ade el Papa, deben perseverar en la oracif3n para conseguir la gracia de la conversif3n y de la salvacif3n . Sin embargo esto no lleva consigo el que no puedan bautizar a sus hijos. Hay que estudiar cada caso y ver que9 posibilidades ofrecen de educar en catf3lico a sus hijos . Se les debe animar a que participen lo me1s posible de la vida cristiana .Y sobre la situacif3n de los divorciados vueltos a casar dice Juan Pablo II: abExhorto cordialmente a los pastores y a toda la comunidad de fieles a que ayuden a los divorciados que se han vuelto a casar. ( ) bbSe les invitare1 a escuchar la Palabra de Dios, a asistir al Santo Sacrificio de la Misa, a perseverar en la oracif3n, a aportar su contribucif3n a las obras de caridad y a las iniciativas de la comunidad en favor de la justicia, a educar a sus hijos en la fe cristiana, y a hacer obras de penitencia, a fin de implorar, deda tras deda, la gracia de Diosbb .El divorcio es un mal. Mal para los hijos. Mal para la mujer, que fe1cilmente quedare1 abandonada, y a partir de cierta edad, sin posibilidades de rehacer su vida con otro hombre. Tambie9n mal para los maridos, que aunque de momento no es raro que una chica joven se enamore de un hombre maduro, a la larga se cansare1 del viejo, y se buscare1 otro me1s joven y a su gusto, y el marido abengaf1adobb. Y tambie9n mal para todos, porque si el 80% de los delincuentes juveniles son hijos de divorciados, cada vez sere1 me1s peligroso andar por la calle.Algunas piensan que el divorcio las libera, pero la realidad es que el divorcio ha perjudicado a muchas mujeres abandonadas. Los estudios de Hackstaff y Deutsch sef1alan que las mujeres necesitan familias en las que los hombres este9n comprometidos con los roles de esposo y padre .Lo que algunos se preguntan es si puede considerarse como un mal menor que en ciertas circunstancias podreda permitirse para evitar males mayores. Lo mismo que una operacif3n quirfargica es un mal, pero se acepta para evitar males mayores. Otros opinan que la licitud del divorcio traereda a la sociedad peores males que los que se siguen de su prohibicif3n, pues aunque el divorcio pueda solucionar algfan caso concreto, trae grandes perjuicios al bien comfan, y no es solucif3n lo que empeora una situacif3n, sino lo que la resuelve. Las soluciones deben atender al bien general y ser conformes a las normas morales, como dijo Juan Pablo II en Nueva York. El bien comfan a veces exige el sacrificio de un particular. La fe1cil solucif3n del divorcio hareda que se rompieran muchos matrimonios con problemas perfectamente superables, que no deberedan haberse roto nunca. Por eso el divorcio hace me1s daf1o que bien. Una solucif3n que hace me1s daf1o que el mal que remedia no es solucif3n. No sirve una medicina para quitar las pecas pero que al mismo tiempo produce ce1ncer de piel.La posibilidad del divorcio lleva al malestar familiar. No hay persona sin defectos. Las decepciones ire1n seguramente en aumento. Es muy posible que cambiando de pareja se repitan los mismos conflictos. abLos divorciados suelen llevar sus problemas de una relacif3n a otrabb, dice Howard Markman.Segfan la revista norteamericana Newsweek, en Estados Unidos, seis de cada siete matrimonios de divorciados, vuelven a divorciarse de nuevo; y ocho de cada diez matrimonios divorciados dos veces, se divorcian por tercera vez . Es decir, el divorcio da paso a una poligamia sucesiva.Muchos matrimonios se salvaredan del divorcio si hubieran sabido exponer con calma en comfan los conflictos y reconocer cada uno sus errores. abCada uno debe admitir su responsabilidad en los conflictos. De lo contrario, no los solucionare1nbb, dice John Gottman.Algunas feministas consideran el divorcio como liberacif3n de la mujer; sin embargo, la Iglesia al prohibir el divorcio defiende a la mujer. Es tre1gica la situacif3n de mujeres casadas abandonadas por sus maridos que han encontrado una jovencita atractiva que les ha entusiasmado, y por ella abandonan a su esposa y a sus hijos. Pero estas jovencitas tambie9n sere1n abandonadas cuando lleguen a mayores y sean suplantadas por otras me1s jf3venes y atractivas que ellas.Segfan los datos del censo de los Estados Unidos, en los faltimos af1os han aumentado en un 66% los norteamericanos que viven solos. La mayoreda son hombres que se separaron de sus esposas. Segfan las mismas estadedsticas, uno de cada diez hogares en que hay nif1os, el padre se ha ido .El divorcio engendra divorcio. En Francia, Alemania, Suiza y Dinamarca, en catorce af1os se han duplicado los divorcios. En Inglaterra, Estados Unidos, Canade1 y Suecia, los divorcios se han multiplicado por tres. Y en Holanda se han multiplicado por cuatro . En Francia hay un divorcio por cada dos matrimonios . En Estados Unidos me1s del 50% de los matrimonios se divorcian .Frank Furstenberg, socif3logo de la Universidad de Pensylvania en EE.UU., afirma que hoy en Estados Unidos, ante las funestas consecuencias del divorcio vuelve a estar de moda el matrimonio estable y el casarse por la Iglesia. Incluso proliferan cursos como los de la Universidad de Denver, Colorado, para superar la falta de comunicacif3n y mutua incomprensif3n en el matrimonio, que es la causa principal de fracasos matrimoniales . En todos los matrimonios hay altibajos y momentos de crisis. Pero estos momentos hay que superarlos con aguante y con virtud. El que vaya al matrimonio pensando que nunca tendre1 nada que aguantar es un iluso. En todos los matrimonios hay algo que tolerar y no se soluciona, lo que es intrednseco a todos los matrimonios, cambiando de persona; pues no hay persona sin defectos. Y no se va a estar cambiando de persona en el matrimonio, como quien cambia de camisa. El divorcio hace que los esposos difedcilmente se soporten sus defectos, y con facilidad creen que cambiando de persona va a desaparecer lo que no puede desaparecer, pues es inherente a las deficiencias del care1cter humano. Una aventura amorosa, de momento, puede parecer maravillosa; pero a la larga es fe1cil que caiga en las mismas dificultades que el matrimonio estable.Las aventuras sexuales sin amor, duran me1s o menos; pero antes o despue9s terminan, y generalmente, de mala manera. En cambio abel amor fiel de una pareja estable, que ha madurado en su familiaridad, es fuente de un placer mucho me1s profundo que lo que pueda dar de sed una aventura amorosabb . Es verdad que el divorcio podreda solucionar algfan caso concreto, pero es malo para el bien comfan; y el bien particular hay que subordinarlo al bien general. Si la nacif3n necesita autopistas, habre1 que hacerlas, aunque salga perjudicado un sef1or que tiene un huerto por donde tiene que pasar la autopista. El divorcio, aunque solucione algfan caso concreto, hace me1s daf1o a la sociedad, porque la posibilidad del divorcio es una invitacif3n a que se rompan matrimonios que nunca debieron romperse. Todos los matrimonios tienen sus momentos de crisis, que deben superarse con amor y virtud; pero la posibilidad del divorcio facilita que en esos matrimonios se busque la salida fe1cil del divorcio con perjuicio de ellos mismos. Me dijo un sef1or en Torrevieja: abYo doy gracias a Dios de que la Iglesia no permita el divorcio, porque si yo hubiera podido haberme divorciado, en un momento de crisis por el que pasf3 mi matrimonio, lo hubiera hecho. Y hoy, superada la crisis, nos queremos muchedsimo, me siento muy feliz con mi mujer y no podreda vivir con sin ella. Si entonces me hubiera divorciado, se la habreda llevado otro, y yo la habreda perdidobbMuchos matrimonios fracasados se hubieran salvado con un poco de esfuerzo.Deceda un divorciado vuelto a casar: abMi segundo matrimonio marcha bien. bbPero reconozco que si hubiera hecho los mismos esfuerzos con mi primera mujer, como los estoy haciendo con esta segunda, estoy seguro de que no nos habredamos separado, y quize1s sereda me1s feliz de lo que soy ahora. Pero entonces era incapaz de aceptar la parte de renuncia que es indispensable para que una pareja pueda tener e9xitobb.Aunque los medios de comunicacif3n airean los casos de matrimonios fracasados de artistas, sin embargo, las estadedsticas dan que en Espaf1a los matrimonios a quienes beneficia el divorcio son solamente el 0’4% . En Espaf1a el 90% de las familias viven un matrimonio estable, como dijo la Directora General de la Juventud, despue9s de una encuesta realizada por el Centro de Investigaciones Sociolf3gicas. El 89% de los casados espaf1oles asegura no haber sido jame1s infiel a su pareja; y el 84% afirma que ni siquiera lo ha deseado .A pesar de la publicidad que se da al divorcio de personas famosas, el socif3logo de la Universidad de Chicago, Andrew Grelley, ha hecho un estudio segfan el cual en 1995 han vivido en fidelidad matrimonial el 86% de los norteamericanos, el 89% de los brite1nicos, y el 92% de los franceses .abEn Estados Unidos han empezado a disminuir los divorciosbb .Aunque en teoreda sf3lo se permita el divorcio para casos especiales, inevitablemente se va aumentando el nfamero de casos hasta que se abra la puerta del todo; y el menor disgusto puede atolondradamente llevar a un divorcio irreparable, y fe1cilmente quedar abandonado el cf3nyuge inocente y los hijos perjudicados.Dice Isidoro Martedn, Catedre1tico de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid: abAunque las leyes del divorcio al principio exijan causas restringidedsimas, despue9s se ampledan desorbitadamente. Esto es un hecho incontrovertiblebb .El doctor aleme1n Maximiliano Bajoc ha realizado un estudio segfan el cual en Alemania se divorcian al af1o diecise9is mil matrimonios porque uno de los dos ronca. Es decir, que los motivos del divorcio se van ampliando desmesuradamente.Lo que tef3ricamente se implantf3 para remediar casos de matrimonios fracasados, en la pre1ctica hare1 fracasar a muchos matrimonios que podedan haberse salvado.Desde luego, es doctrina comfan en la Iglesia Catf3lica que el matrimonio sacramental es indisoluble intrednsecamente, es decir, que no se puede disolver por la voluntad libre de los contrayentes, pero algunos catf3licos se preguntan si es tambie9n indisoluble extrednsecamente, es decir, si no se podreda disolver a juicio de una autoridad extrednseca a los contrayentes; despue9s de ponderar las razones que se aduzcan. Sf3lo el matrimonio sacramental consumado es tambie9n indisoluble extrednsecamente .El Nuevo Cf3digo de Derecho Canf3nico dice: abEl matrimonio rato y consumado no puede ser disuelto por ningfan poder humano, ni por ninguna causa fuera de la muertebb .Algunos dicen que por que9 los catf3licos, que no admiten el divorcio, van a imponer sus ideas a todos los deme1s ciudadanos. Hablando de esto, el Cardenal Primado D. Marcelo Gonze1lez, dijo en una conferencia pronunciada en el Club Siglo XXI: abEso de que los catf3licos no tienen derecho a imponer a los deme1s su concepcif3n de la unif3n conyugal, es un sofisma. No se trata de imponer nada a nadie, sino de defender lo que ellos creen que es bueno, y que si se deteriora, ellos mismos sere1n vedctimas de la nueva situacif3nbb .Sin embargo, aun en naciones de mayoreda catf3lica, a veces hay una ley civil que regula el divorcio. Pero, abel cristiano debe seguir siempre los imperativos de la fe, sea cual fuere la evolucif3n de las leyes del Estado sobre el matrimoniobb .Algunos dicen que el divorcio es un derecho de la persona humana. Esto es falso. Los derechos de la persona humana, lo mismo que las leyes de la Fedsica, tienen valor objetivo, no dependen de lo que a cada uno le parezca. Lo que es derecho de la persona humana es el matrimonio; uno es libre para casarse o no casarse; pero si se casa debe admitir el matrimonio como es: indisoluble. Las cosas son como son, independientemente de nuestra opinif3n personal sobre ellas. Las cosas se imponen por su propia naturaleza.La unidad, la indisolubilidad y la fidelidad son be1sicas para la defensa del matrimonio y de la familia. Nadie tiene derecho a manipular el matrimonio a su capricho, como nadie puede manipular a su antojo las leyes de tre1fico. Uno es libre para salir a la carretera o para quedarse en casa, pero si sale a la carretera, tiene que someterse a las leyes de tre1fico; hechas para el bien comfan. Lo mismo, cada cual es libre de casarse o no, pero no para cambiar la naturaleza del matrimonio. Por lo tanto, quien libremente se casa no puede libremente romper el vednculo matrimonial. El matrimonio no es de institucif3n humana, sino de institucif3n divina, no pudiendo, por lo tanto, estar sujeto al capricho subjetivo y cambiante de los hombres. Decir que el matrimonio puede disolverse por mutua voluntad de los contrayentes, es inadmisible.El matrimonio no es sf3lo un compromiso entre un yo y un tfa. Tiene una funcif3n social ineludible. Por eso la Iglesia y los poledticos no renuncian a incidir en e9l.abMatrimonio y familia son considerados como la base de la comunidad humana: no se dejan, por lo tanto, en manos del capricho o del intere9s de los hombresbb .abEl vednculo matrimonial no depende del arbitrio de los casados. Su consentimiento es irrevocable, y de e9ste nace una institucif3n confirmada por la ley divina que la sociedad debe respetarbb .abLa unif3n libre de un hombre y una mujer que se niegan a dar forma jureddica y pfablica a su intimidad sexual, constituye siempre un pecado grave, y excluyen de la comunif3n sacramental, pues el acto sexual debe tener lugar exclusivamente en el matrimoniobb . Para casarse, lo fundamental es amarse. Pero el matrimonio es una cosa muy seria, con implicaciones en la sociedad. Y cuando el hombre hace una cosa seria ante la sociedad lo formaliza con un contrato. Para un catf3lico, vivir matrimonialmente sin haber recibido el sacramento del matrimonio es una vida de pecado continuo que no puede traer al hogar la bendicif3n de Dios. Y esto es gravedsimo.Los experimentos que se han hecho de comunas de amor libre, donde todos son de todos, al fin han terminado forme1ndose parejas cerradas dentro de la comuna, o se han ido de la comuna para formar pareja con otra persona de fuera. El abtodos para todosbb sf3lo es posible cuando no hay amor y el sexo se realiza sf3lo por apetito. Pero en cuanto nace el amor se busca la pareja estable. Es decir, que la pareja humana estable es algo natural. Los mismos divorcistas que quieren romper una pareja humana, es con el deseo de formar otra pareja, pensando que el cambio de persona iba a acabar con las imperfecciones inherentes a todas persona humana. La solucif3n no este1 en pensar en una persona sin defectos, que no la hay, sino en amar a una persona a pesar de sus defectos, y sobrellevarlos con virtud.Los que se casan pensando en divorciarse, si las cosas no van bien, es que no aman; y si no se aman es seguro que fracasare1n. Pues el matrimonio si no es con amor es un infierno. Nadie pone plazo a su amor. El amor quiere serlo para siempre. El que piensa poner te9rmino a su amor, es que no ama. Quien admite una fidelidad quebradiza, tendre1 pasif3n pasajera, pero eso no es verdadero amor. El amor exige exclusividad. De ahed la razf3n de los celos. Quien cambia fe1cilmente de amor, lo que tiene son caprichos sentimentales o sexuales. Como quien se encapricha con un juguete y luego lo deja por otro. El amor es otra cosa. El aute9ntico amor quiere ser eterno.El amor no es algo pasajero que sf3lo interesa mientras sirve, como si se tratara de un objeto que se abandona cuando sale un nuevo modelo en el mercado. Para muchos el matrimonio es una unif3n efedmera que puede romperse ante cualquier dificultad para iniciar una nueva aventura cambiando de persona.Eso de que el matrimonio monf3gamo produce tedio es sf3lo verdad cuando este1 ausente el amor. Los sacerdotes conocemos muchedsimos matrimonios que se aman y son felices a los cincuenta af1os de casados. Naturalmente estos matrimonios no van al psiquiatra, y por lo tanto no este1n reflejados en las estadedsticas de los matrimonios fracasados.En cambio, es notable el hecho de que los fracasados en el primer matrimonio, suelen fracasar en los siguientes; por eso es tan frecuente que los divorciados vuelvan a divorciarse. El Anuario Demogre1fico norteamericano afirma que el 70% de los divorciados reinciden .abEstadedsticas puntuales han demostrado que en los paedses donde el divorcio este1 a merced de cualquier contrariedad, del me1s ffatil pretexto, se da un elevado y creciente porcentaje de jf3venes inadaptados socialmente, delincuentes, desorientados, descentrados, proclives al gamberrismo, infatiles para la vida de trabajo y convivencia, por haber estado privados de ambiente y medios familiares adecuadosbb .abQue el divorcio lo pagan los hijos es una verdad que pone de manifiesto el estudio realizado por Martin Richards que dirige el Centro de Investigacif3n de la Familia de la Universidad de Cambridge, que ha realizado un ambicioso estudio sobre el desarrollo psico-social de diecisiete mil nif1os brite1nicos. La conclusif3n es demoledora: a los hijos de los divorciados les va mucho peor en la vidabb .abUna estadedstica publicada por el Tribunal de Menores de Chicago afirma que el 80% de los menores que comparecen ante este Tribunal, son hijos de divorciadosbb .Segfan un reportaje del semanario Newsweek del 11-II-80, en Estados Unidos hay doce millones de menores de dieciocho af1os hijos de divorciados, y segfan el Uniform Crime Report (1976) de los menores procesados por delitos comunes en Estados Unidos, el 82% son hijos de divorciados . Los grandes perjudicados del divorcio son los hijos, que necesitan de un hogar que los ame; y nunca puede ser lo mismo el amor que reciben de sus propios padres, que el que puedan recibir de la persona que ha sustituido a su verdadera madre o a su verdadero padre. Por eso se suele decir que los hijos de los divorciados son abhue9rfanos de padres vivosbb (Dr. Carnot); y esto es lf3gico que produzca en ellos traumas psicolf3gicos y afectivos que los convierten en hostiles a la sociedad y en delincuentes. Los hijos de los divorciados son me1s hue9rfanos que los verdaderos hue9rfanos; pues e9stos, al menos, pueden vivir de un recuerdo y guardar a sus padres difuntos todo su respeto y todo su amor. Los divorciados buscan egoedstamente su libertad, pero a costa del bien de sus hijos. Las estadedsticas dicen que se ha podido comprobar perturbaciones psedquicas en casi la mitad de los hijos de los divorciados.En el Segundo Congreso Mundial de Derecho Familiar, celebrado en San Francisco (California) en Junio del 97, la psicf3loga norteamericana Judith Wallerstein presentf3 un estudio sobre las desastrosas consecuencias que tiene el divorcio para los hijos .abEl divorcio suele tener efectos demoledores en los hijos. Entre otros, se han descrito manifestaciones depresivasbb .Segfan Gerald Caplan Profesor de la universidad norteamericana de Harvard, el 40% de los hijos de padres divorciados sufre psicopatologedas . Entre otras cosas afirmf3: abLos hijos de padres divorciados son tres veces me1s propensos a sufrir trastornos mentales que el resto de los nif1osbb.Los hijos tienen derecho a un hogar y a unos padres que les amen y eduquen. El divorcio les priva de ese elemental derecho. Muchedsimos divorciados son responsables de que sus hijos terminen en la delincuencia, faltos de educacif3n, de hogar, de familia y de amor. Un gran porcentaje de delincuentes juveniles son la consecuencia del divorcio de sus padres. abEl 95% de los delincuentes juveniles proceden de familias rotasbb Segfan el abUniform Crime Rapport USAbb del 1977, el 82% de los delincuentes juveniles en Estados Unidos, son hijos de divorciados. El divorcio aumenta ademe1s el nfamero de hijos ilegedtimos, segfan el abDemographic Year Bookbb de 1969.Para la buena educacif3n de los hijos es fundamental que se sientan amados. Muchos traumas se deben a la falta de amor . El divorcio lleva tambie9n al suicidio y al desequilibrio mental. Segfan el abDemographic Year Bookbb de 1972, publicado por la O.N.U., de 28 paedses, 7 paedses no divorcistas ocupan los faltimos puestos en la tasa de suicidios.Los divorciados buscaron egoedstamente su libertad, pero a costa del bien de sus hijos. abEstadedsticas conocidas dicen que se ha podido comprobar perturbaciones psedquicas en casi la mitad de los hijos de los divorciadosbb .Segfan un estudio realizado en Londres, el divorcio es malo para la salud tanto de los divorciados como de sus hijos . Y el 65% de los enfermos mentales son personas divorciadas.Segfan un estudio del Centro de Poledticas Familiares de Londres, realizado con 17.000 nif1os, resulta que los hijos de padres divorciados y vueltos a casar tienen me1s problemas psicolf3gicos .Dice el conocido psiquiatra Dr. Juan Cardona Pastor: abUna familia estable es requisito indispensable para el equilibrio psedquico normal de la personabb .Segfan un estudio del Centro de Investigaciones de la Realidad Social (CIRES) abes indiscutiblebb la vigencia del matrimonio en Espaf1a. El 77% de los entrevistados no cree que el matrimonio sea una institucif3n pasada de moda. Aseguran que para el e9xito matrimonial lo me1s importante es la fidelidad, y que la convivencia en pareja dura menos que la de los matrimonios . Suele decirse que el divorcio nos pone a nivel europeo. Eso es una falacia. Si el divorcio es malo, es absurdo copiar lo que es malo. En Europa hay muchas cosas buenas que podemos imitar y que son me1s importantes para el desarrollo de la nacif3n, pero imitar lo malo es de tontos. Y que la ley del divorcio lo que hace es legalizar la situacif3n de los matrimonios ya rotos, es otra falacia. No se puede legalizar todo lo que es frecuente. Las cosas no se convierten en buenas por ser frecuentes. En ese caso habreda que legalizar los atracos a los Bancos y los atentados terroristas. Esto es absurdo. Y decir que debemos admitir el divorcio porque es propio de paedses civilizados, es tan ridedculo como decir que puesto que el terrorismo se da en paedses civilizados, debemos consentirlo. Cuantas me1s facilidades se den para disolver matrimonios rotos, me1s matrimonios se rompere1n.c) Adulterio: El pecado de adulterio es uno de los me1s execrables. abSe comete cuando un hombre y una mujer, de los cuales, al menos uno este1 casado, establecen una relacif3n sexual, aunque sea ocasionalbb El adulterio es ya una falta grave desde el momento mismo en que se desee deliberadamente.Ya hay adulterio cuando hay infidelidad de corazf3n: cuando se pone a alguien por encima del propio consorte. Tal es el sentido de las palabras de Nuestro Sef1or: abQuien mira a una mujer con deseos deshonestos, ya ha cometido adulterio en su corazf3nbb .Como pecado externo es uno de esos credmenes enormes que ya entre los judedos y los paganos era castigado con la pena de muerte .Las personas casadas deben ser de una prudencia extrema en este punto, y cerrar cuidadosamente la puerta de su corazf3n al menor sedntoma de un afecto desordenado naciente hacia tercera persona. Los antiguos amores de la juventud, los actuales amigos de la familia, los subordinados, los superiores, los compaf1eros de trabajo, pueden constituir un verdadero peligro para la virtud de los esposos.Enrique Rojas, psiquiatra, en su libro El amor inteligente , cuenta el caso de una joven esposa, de 32 af1os, con dos hijos, que a los seis af1os de casada se enamorf3 fredvolamente, de un compaf1ero de trabajo casado. Se encaprichf3 con e9l y dejf3 a su marido, excelente persona, que nunca le habeda negado nada, y que la teneda en un pedestal. Pero ella se cansf3 de e9l. No supo apreciar los detalles que teneda con ella, y se fue con el otro. Pero, como dice el Dr.Enrique Rojas: el pronf3stico de la nueva relacif3n es incierto. El tiempo dire1. Es muy fe1cil que al poco tiempo ella se desilusione de su nuevo amor como se desilusionf3 de su marido, a quien teneda tantos motivos para amar.Enamorarse es fe1cil. Lo difedcil es mantenerse enamorado. El mejor amor se desmorona si no se cuida. Es enorme la importancia de los pequef1os detalles. Es necesario mantener la admiracif3n sobre la otra persona. La comunicacif3n es una pieza clave. No hay felicidad sin amor, y no hay amor sin renuncias. Es fundamental el respeto mutuo de palabra y de obra. La mujer, con su coquetereda, es una artista para seducir al hombre; pero esto no basta para un amor aute9ntico. El amor debe apoyarse en valores .Hoy no se valora la fidelidad matrimonial. abLa perseverancia en el amor no este1 considerada, en la sociedad hedonista y permisiva, pero es de capital importancia. ( ) La fidelidad hace a la persona coherente, y la coherencia es una de las puertas por las que se accede a la felicidadbb .Hay que evitar los celos infundados, pero tambie9n el ser bobalicones poniendo en peligro la fidelidad del otro cf3nyuge.Una aventura amorosa extramatrimonial puede hundir la felicidad de la familia, que no podre1 recuperar el carif1o de antes. Y esto no tiene precio.No se llega ordinariamente al adulterio de golpe, sino despue9s de una serie de ligerezas, de imprudencias y de concesiones. Al principio se resiste, y se ve con horror avecinarse la tragedia. Pero si se empieza a hacer concesiones pequef1as este1 todo perdido. Cada vez se cedere1 me1s. Siempre menos de lo que la tentacif3n pide, pero las concesiones ire1n en aumento.La tragedia sere1 casi irremediable. Por eso deben tomarse toda clase de precauciones antes de que sea demasiado tarde. Los esposos deben ayudarse en este punto evitando las ocasiones. Pero tambie9n deben evitar el no menos grave peligro de celos infundados que son la ruina de la paz conyugal .Los pasos del adulterio pueden ser e9stos:Un marido absorbido por su trabajo.Su mujer se siente sola.Ella se encuentra casualmente con un hombre que resulta amable y atento.Se deja llevar con la imaginacif3n lo que sereda un matrimonio con este segundo hombre.Una circunstancia ocasional y un beso furtivo con este segundo hombre.Necesidad de repetir este momento.Despue9s, el adulterio, una familia deshecha, y, puede ser, que la condenacif3n eterna.Es un proceso lento pero seguro, si no se corta al principio radicalmente.El sentimentalismo suele ser una de las causas por las que una persona buena puede llegar tambie9n al adulterio:Se encuentra con otra que atraviesa una situacif3n difedcil. Su buen corazf3n le inclina a ayudarla, no viendo ningfan peligro en ello. Nace el afecto entre los dos. Ella se siente agradecida y comprometida a complacerle en todo, etc. Si el hombre, premeditadamente, la engaf1a para encarif1arla y aprovecharse de ella, eso es una canallada. Hay imprudencias afectivas que comienzan por pequef1eces, pero que se van enredando y terminan con que una persona se mete en la cabeza de modo inconcebible y termina por destrozar un matrimonio .El adulterio puede arruinar un matrimonio. Recuerdo que un hombre, cuya mujer habeda tenido una aventura amorosa con otro, me deceda llorando, lleno de dolor y de rabia: abnunca me1s podre9 hacer el amor con ella. No podre9 evitar el pensar que ella este1 pensando en el otrobb. En ambientes pervertidos, algunos matrimonios practican el intercambio de parejas, como un juego inofensivo: pero con esto han preparado una bomba de relojereda que, antes o despue9s, hare1 saltar, hecho af1icos, su matrimonio.A veces se dan casos de un triste final de maridos infieles que, teniendo una esposa maravillosa, se encaprichan con amoredos de abquita y ponbb, que son pasajeros, pero que agostan el amor de sus esposas, y ellos terminan en la soledad y el desamparo. La amante del hombre puede ser una profesional que va buscando hombres casados para vaciarles la cartera. Es una mujer de cuatro letras, que en lugar de trabajar en la calle lo hace en lugares lujosos: es una profesional del vicio. Otras veces puede ser una mujer ingenua que insensiblemente se enreda en un amor prohibido. Aunque ingenua no deja de ser culpable pues sabe que aquel corazf3n ya tiene duef1o.Una aventura amorosa extramatrimonial, al principio, puede resultar maravillosa; pero a la larga es muy fe1cil que resulte peor que el matrimonio del que se hueda.
Contestar el mensaje
Contestar el mensaje


 Introduce tu mensaje debajo  Close Tags

arrowbad grinbig grinconfusedcoolsaddoubtevilexclaimideaLOLmadneutralquestionrazzred faceroll eyesshocksmilesurprisewink
Repite el codigo: